Novela - DramaLibros

Resumen de Doña Perfecta (Benito Pérez Galdós)

Otra de las obras más interesantes de la historia de Benito Pérez Galdós, junto a Tristana, es sin lugar a dudas, Doña Perfecta. Una novela con una intrahistoria bastante adictiva que debes conocer.

José de Rey, joven ingeniero que llega a la localidad episcopal de Orbajosa, decidió contraer matrimonio con su prima Rosario, hija de Doña Impecable; no obstante se muestra un conflicto entre la posición progresista y europeizante de Pepe Rey y la actitud inmovilista de una sociedad apegada a creencias y maneras de vida habituales.

Argumento

La historia empieza cuando José de Rey, hijo de Juan de Rey y sobrino de Doña Impecable, se dirige a Orbajosa, un pueblo episcopal y clásico, para contraer matrimonio con su prima Rosario.

Desde su llegada a casa de Doña Impecable, quien lo recibe con amor y agradecimiento por todo el acompañamiento que su hermano le ha brindado desde hace tiempo, Pepe Rey representaba una clara división entre la ideología del pueblo de Orbajosa y su educación progresista.

Don Inocencio, clérigo de dicho pueblo, manifestaba su desagrado hacia el sobrino de Impecable y todo el tiempo lo retaba con argumentos tradicionalistas para que Rey manifestara su entero rechazo por la ideología orbajosense.

Rosario y Pepe entablaron una relación instantaneamente, ya que los dos se manifestaron su amor desde un inicio, no obstante, gracias a los chimentos, los argumentos progresistas de Pepe y el deseo de Don Inocencio por dividir a la pareja a como de lugar, Doña Impecable usa procedimientos de hostigamiento indirecto, por medio de Licurgo, quien demanda a Rey por invasión de tierras, de amigos en Madrid para despojarlo del puesto de ingeniero y con el apoyo de Don Inocencio y el pueblo generalmente, para que su sobrino se vaya de Orbajosa a toda costa. No obstante, Pepe y Rosario están enamorados uno del otro y opínan pelear por su amor y por su dignidad hasta el desenlace. Para su fortuna, los militares del Gobierno, quienes llegaron a Orbajosa para calmar las revueltas y facciones que se han suscitado recientemente en los alrededores, son amigos de Pepe y le proponen su asistencia y custodia frente este pueblo que quiere, en alguna forma, lincharlo.

Doña Impecable y Don Inocencio se sienten amenazados al notar que los soldados apoyan a Pepe y alientan a numerosos campesinos del pueblo a pelear en contra del Estado, ya que éste como Rey, son una amenaza en oposición a las buenas prácticas, la pureza, la fe religiosa y la tradición.

María Remedios, sobrina de Don Inocencio y madre de Jacinto –joven abogado del pueblo- está empeñada en que su hijo se case con Rosario, por eso en su terquedad, convence a Inocencio y a Caballuco –líder militar de la revuelta en contra del Estado- en intentar asustar a Pepe Rey por medio de golpes, para que éste se vaya de Orbajosa y deje el sendero libre para Jacintillo; no obstante, el intento de susto se transforma en homicidio causado por Doña Impecable en un instante de desesperación y en un desenlace trágico que deja una fuerte huella, tanto en Impecable e Inocencio –colmados por la culpa-, como en Rosario, quien cae en la disparidad verídica frente la desaparición de su amado.

Don Cayetano, familiar de Doña Impecable y enorme bibliófilo de España, es quien narra el desenlace de Pepe Rey, los comentarios de que fué un suicidio, la pobre sepultura de Rey, la disparidad de Rosario, la depresión de Don Inocencio y Impecable y la victoria de Caballuco en contra del brigadier guerra.

Capítulos

1.¡Villahorrenda! ¡Cinco Minutos!

José de Rey termina de llegar a la estación de Villahorrenda. Pedro Lucas, además popular como Licurgo, lo esperaba para llevarlo a Orbajosa con Doña Perfecta.

2. Un viaje por el corazón de España

A lo largo de el paseo hacia Orbajosa, Pepe de Rey mira que el paisaje no es muy alentador, por el opuesto, lo ve feo y contradictorio frente los nombres irónicos que transporta cada zona. Al pasar por un lote fangoso y muerto, Licurgo escucha a la distancia unos tiros, suponiendo que surgen del sendero, no obstante, se dan cuenta que es la Guardia Civil, quien según Licurgo, trabaja de manera correcta al asesinar a los ladrones en vez de que éstos vayan con un juez y al poco tiempo salgan en independencia. Más adelante, Caballuco, un hombre de mediana edad y de aspecto fornido, cual centauro cuando se pudo ver cabalgar, se acercó a los pasajeros y comprendió que Pepe Rey era el sobrino de Doña impecable quien venía para casarse con su hija, Rosario, a quien jamás había visto el prometido. Según Licurgo, Caballuco es un cacique famoso por su familia, quien ha luchado en facciones (grupos de gente en rebelión), no obstante en este momento, gracias a las riñas que causó, ha empobrecido y se transformó en el cartero de Orbajosa.

Al mediodía, Licurgo y Pepe llegaron a Orbajosa y éste último vio a la distancia a su prima Rosario, quien se encontraba en la huerta adjuntado con un clérigo en la finca de Doña Perfecta.

3. Pepe Rey

Historia corto sobre los antecedentes de Pepe Rey: Cuando brigadier Rey murió en 1841, sus dos hijos, Impecable y Juan, ya habían contraído matrimonio. Ella con Manuel María de José Polentinos y Juan con María Polentinos (pariente lejana de Manuel Polentinos). Doña impecable se mudó a Madrid con su marido quien murió al poco tiempo dejándola endeudada y con una hija, Rosario. Juan, atendiendo al llamado de asistencia de su hermana, procuró socorrer la economía y las tierras de Impecable, quien se mudó a Orbajosa y todo el tiempo mostró su más sincera gratitud. Por el lado opuesto, Juan tuvo un hijo, Pepe Rey, quien se transformó en un considerable ingeniero de puentes tras haber estudiado en Alemania e Inglaterra.

Cada período de tres meses Impecable le escribía a su hermano, hasta que un día, Juan le ha propuesto que Pepe y Rosario contrajeran matrimonio, sin presiones ni imposiciones, ya que cree que ello es una manera obsoleta y vieja de juntar a dos personas, no obstante, nuestro Pepe mostró interés en esa iniciativa y por esto decidió proceder a Orbajosa para comprender a su prima.

Cuando Licurgo y Pepe entraron a la localidad, todo el pueblo comentaba y observaban con curiosidad al sobrino de Doña Perfecta.

4. La llegada del primo

Doña Impecable recibió con colosal gusto a su sobrino y le anunció a su hija Rosario, quien lo llevó a la cuarto que le habían listo. Licurgo, antes de despedirse de Pepe, le dice que tienen un asunto de qué comentar, pero lo van a hacer más adelante.

5. ¿Habrá desavenencia?

Pepe bajó al comedor para almorzar con Doña Impecable y Rosario; al poco tiempo, Don Inocencio, carcelario de la iglesia de Orbajosa, además se unió al grupo y empezó a hablar con Pepe. Inocencio, con tono irónico y contestando una opinión de Rey en relación a la modernización y el número de mendigos en las calles de Orbajosa, expresó que le fastidiaba que los forasteros opinaran acerca de cómo hacer mejor ese pueblo, guardando siempre el respeto y cordialidad al llevar a cabo sus comentarios agudos.

Quizás te interese:  Libro: El libro que te simplifica la vida - 91 ideas geniales para cada día por Letizia Cafasso

6. Donde se ve que puede aparecer la desavenencia cuando menos se espera

Don Cayetano, familiar lejano de Doña Impecable y un enorme erudito en materias de historia, antropología y literatura, además se integra al grupo para almorzar. Cayetano invita a Pepe a conocer su biblioteca, ya que su más grande pasión son los libros y su exclusivo tema de conversación refleja esa pasión. Don Inocencio, utilizando la posibilidad para llevar a cabo sus comentarios malintencionados, en tono irónico e impertinente, trata de ocasionar a Pepe al decir que los hombres de ciencia sólo buscan romper con la armonía de Dios. Pepe, al saber esa provocación, contesta puntualmente y con enorme dominio de palabra que la ciencia ha servido para abarcar más nuestra humanidad y su ámbito, triunfando con sus argumentos, las expresiones del canónigo.

7. La desavenencia crece

Doña Impecable, defendiendo a Don Inocencio, asegura que éste es un hombre ilustre e capaz que puede responder todo argumento científico, no obstante, el clérigo sigue en pié acosando a Pepe con el fin de provocarle bastante más de lo que consiguió. Don Cayetano intentó alterar la dirección de la conversación al nombrar la arqueología, pero Pepe se expone reacio a dicho tema y revela que siempre que dice algo, molesta a alguno de los presentes y por consiguiente, jura seguir estando callado hasta el desenlace del almuerzo.

8. A toda prisa

Rosarito decidió conversar con su primo, otorgándole la causa en sus argumentos y advirtiendo que posiblemente, él no es para ellos por sus ideas progresistas dentro de un pueblo con forma de pensar conservadora extrema. Pepe permite que hay discordia entre el cura y él, pero piensa que entre Rosario y él hay una impecable armonía. Doña Impecable pausa a la pareja para que vayan a pasear juntos en el huerto, entre tanto, ella se queda platicando con Cayetano.

A la tarde siguiente, Pepe le confiesa su amor a Rosario y ella le responde de la misma forma. Don Inocencio pausa para presentarles a su sobrino Jacinto.

9. La desavenencia sigue creciendo y amenaza en transformarse en discordia

Jacinto le pregunta a Pepe su opinión respecto al Darwinismo; Pepe elige no responder justificando que no conoce bien el tema, no obstante, Inocencio intenta modificar a Pepe por medio de la adulación hipócrita que muestra sus críticas en relación a los hombres de ciencia. Doña impecable se aproxima a los 4 y le confiesa a pepe que su visita a la catedral de Orbajosa ocasionó mucha disputa, dado que él fue a ver solamente sin llevar a cabo la adecuada reverencia. Inocencio explota esta ocasión para agredir de nuevo, ya que lo califica como artista que sólo observan si algo es hermoso más no el contenido de las imágenes. Pepe, sintiéndose agredido por estos reclamos, critica seriamente las imágenes en la iglesia, el deterioro de las mismas, la utilización que se les asigna y la antiestética que representan, criticando de esta forma y sin darse cuenta, el ropaje de la virgen y el pequeño Jesús, fabricados por Impecable y Rosario. Su tía se ofende intensamente y se quita adjuntado con los otros.

10. La presencia de la discordia es evidente

Pepe, consternado y preocupado, se quedó en el jardín adjuntado con Jacinto, quien le avisó que el Tío Licurgo lo se encontraba demandando por las tierras de la familia Rey en los Alamillos, las cuales invadieron y damnificado los terrenos aledaños. Pepe, irritante por esta demanda que se transformaría en pleito legal, repudia estas acusaciones, ya que piensa que los deseos de estas personas son sacar virtud de la circunstancia cuando ellos mismos fueron los invasores.

Doña Impecable le dice a su sobrino que más allá de su ofensa ella le ayudaría a arreglar el pleito con Licurgo al trata de convencerle de que lo deje a un lado.

La mujer del alcalde, el deán y el juez de Orbajosa visitaron a Impecable para agradar su curiosidad de comprender al popular sobrino. Pepe, trataba de zafarse de la plática para lograr estar con Rosario, pero Inocencio siempre se lo impedía.

11. La discordia crece

En las alas del casino todos hacían comentarios negativos sobre Pepe Rey, de igual modo los clérigos del pueblo. Algunos opinaban que era un aprovechado quien buscaba el dinero de su tía, otros, decían que era un embustero al hacerse pasar por un reconocido ingeniero. Una sucesión de envidias y pésimos comentarios abrumaban la paz de Pepe, quien se encontraba ya agotado de los pleitos legales, la forma de pensar feudal de los pobladores de Orbajosa y de su religiosidad obsesiva, le solicita a su tía poder casarse cuanto antes con Rosario, no obstante Impecable le pide que no sea apresurado y que espere un poco más.

Pepe unicamente había recibido una carta de su padre desde que llegó a Orbajosa, pero un día recibió otra carta de Madrid que le avisaba la destitución de su puesto. Rey sospechaba que esto era obra de alguien de Orbajosa que deseaba verlo damnificado. Doña Impecable le recomienda que regrese a Madrid para arreglar el inconveniente, no obstante Pepe se niega y solicita ver a su prima, a quien no vió en días porque en teoría está mal de salud.

12. Aquí fue Troya

En el Casino, Pepe poco entretenido y agotado de todo cuanto acontecía en sus salas, reposó a la orilla de la ventana y fue interrumpido por Don Juan Tafetán, quien le mostró a las muchachas que estaban en el balcón en oposición al casino. Los dos van a conocer a las tres hermanas de Troya (chismosas, pícaras y joviales), quienes quedaron en la pobreza tras la desaparición de su padre y en este momento se ocupan de coser para subsistir y a aventar de cosas a los transeúntes desde su balcón. Ellas le confiesan a Pepe que se burlaban de él porque pretendía casarse con Rosarito, dado que ella sólo está interesada en religiosos, de igual modo aseguran que Doña Impecable es un individuo bondadosa y querida por todo el pueblo.

Pepe, conmovido por la pobreza de las hermanas de Troya, les deja una onza en el canasto de hilos para ayudarlas.

13. Un casus belli

El comedor de las Troya daba a la vivienda de María Remedios (sobrina de Don Inocencio y madre de Jacinto), apodada la Suspiritos, a quien le aventaron una piedra que cayó sobre la cabeza de Don Inocencio. Jacinto halló desde su ventana a Pepe, quien no tomó parte en esta travesura, más estaba presente cuando sucedieron los hechos.

Rey salió a pasear por el pueblo, pero poco entretenido de éste, regresó a casa de su tía en donde le esperaban el Tío Licurgo para comentar de otro pleito, Cayetano para comentar sobre la crónica de Orbajosa, Caballuco para un asunto que no había manifestado todavía y Doña Impecable, con su sonrisa bondadosa.

Quizás te interese:  Libro: Cocina al natural por Patricia Quintana

14. La discordia sigue creciendo

Doña impecable reprime a Pepe porque se dió cuenta, por medio de María Remedios, de que estuvo en el hogar de las Troya. Pepe, cortante, no se disculpa ya que piensa que no ha cometido falta alguna al visitarlas y al dejarles dinero para subsistir. Jacinto le pregunta a Pepe si es verdad el rumor sobre su partida, éste contesta que tiene premeditado marcharse esa misma noche, novedad que ocasionó colosal gusto en las miradas de Doña Impecable y el canónigo.

15. Sigue creciendo hasta que se afirma la guerra

Caballuco además se quejó de la visita de Pepe Rey a casa de las Troya, ya que él sale con Mariquita Juana, una de las hermanas.

Pepe recibió una carta de Rosario en donde le manifiesta su inmenso pesar porque se ha enterado de su partida, por consiguiente, Pepe escoge no marcharse por el momento, ocasionando en su tía y en Don Inocencio un visible descontento.

16. Noche

Pepe Rey y Don Cayetano discutían sobre la crónica de Orbajosa y sobre el supuesto mal de manías por el cual se encontraba pasando Rosario, por esto la mantenían encerrada, ya que era la exclusiva forma de sanar su «locura». Pepe sentía que la manía la obtendría él de continuar un largo tiempo más en ese pueblo.

Más entrada la noche, Rey observaba la noche cuando de repente vio a Rosario bajando por el pasillo de la vivienda.

17. Luz a oscuras

Cuando Pepe y Rosario juntaron sus manos, él ha podido sentir que su prima poseía fiebre. Rosario lo llevó a la capilla de la vivienda y le pidió a Rey que besara los pies del Cristo que se encontraba ahí y que le confesara si suponía en Dios. Pepe de esta forma lo logró y los dos se declararon su amor. Pepe le aconsejó que debe ser fuerte y valeroso para lograr sobrellevar esa patología producida por la abnegación.

18. La Tropa

Un grupo de soldados arribó a Orbajosa con la meta de vencer las facciones que prevalecían en los alrededores del pueblo y manifestaban su descontento frente el Gobierno. Un teniente coronel solicitó hospedaje en el hogar de Doña Impecable y sin más grande remedio, le ofrecieron el mismo cuarto que el de Pepe. Lo que habría parecido una desgracia para pepe terminó ser una enorme virtud para realizar sus proyectos de venganza y liberación, ya que dicho coronel era Pinzón, un entrañable amigo de Pepe Rey. Los dos criticaron Orbajosa y a lo largo de extenso rato estuvieron planeando la guerra que emprendería nuestro Pepe con la asistencia incondicional de su amigo.

19. Combate terrible, estrategia

Pepe se enfrentó a Doña impecable recriminándole sus hipocresías, sus intentos fallidos por apartarlo de Rosario, los chimentos y males que ha causado sobre su persona y la culpa de ser la responsable de la destitución de su cargo. Doña Impecable se justifica al decir que todo lo hecho era para evadir que ellos se casaran, ya que para ella, Pepe representa lo malo, lo impuro y el detestable ateísmo. Pepe escoge marcharse de la vivienda y jura volver por Rosario más allá de la negativa e imposición de su tía.

20. Comentarios, Temores

Pinzón, en el hogar de Doña Impecable, consiguió hacerse amigo y bien recibido por todos, de igual modo, atrajo a una de las criadas para que ésta se encargara de llevarle cartas a Rosario. Pinzón le anunció a Doña impecable que el brigadier (jefe de Batallón) era amigo íntimo de Pepe. De la misma manera, comentó que el gobernador, el alcalde y el juez de Orbajosa fueron destituidos de su cargo, lo cual ocasionó un enorme desconcierto y temor en Doña impecable e Inocencio.

21. ¡Desperta, ferro!

En Madrid, las novedades sobre Orbajosa reflejaban que ahí prevalecía la paz, ya que las partidas (rebeliones) se desarrollaban a los alrededores solamente.

Numerosos amigos de Doña perfecta: Cristóbal Ramos (Caballuco) Vejarruco, Paso extenso y Don Inocencio comentaban sobre la circunstancia de hoy crítica de Orbajosa, ya que el más grande temor radicaba en la suposición de que el pueblo se transformaría en hereje, sería corrupto y la forma de pensar de la multitud sufriría un cambio. Vejarruco ha propuesto matar a Rey, ya que le atribuyen todos los males de Orbajosa, no obstante, Doña Impecable e Inocencio se niegan a realizar esa acción; en este momento el plan consistía en sublevarse y levantarse en armas para evitar el control y malas prácticas del Gobierno. En un inicio, Caballuco se negaba a ayudar, dado que había prometido al gobernador que no armaría pleitos, pero al final ingresa a la petición de Doña Perfecta.

22. ¡Desperta!

La controversia sobre el levantamiento de armas se realizó cada vez más evidente, ya que tanto las expresiones de Doña Impecable como las de Don Inocencio incitaban a que todos los presentes tuvieran deseos de sublevarse. El canónigo hablaba sobre los males que se avecinan: la corrupción, la herejía, el desasosiego a Dios. Todo este radicalismo-fanatismo espiritual ocasionó que todos estuvieran en concordancia en levantarse en armas contra Madrid.

23. Misterio

Todos se marcharon excepto Don Inocencio, quien todavía platicaba con Perfecta. La criada de más grande seguridad avisó que Rosario desapareció de su cuarto. Luego de buscarla por toda la vivienda, Rosario nació justificando su sepa para aclarar que se le había caído un pañuelo al huerto y ella sólo salió a recogerlo.

Librada, criada de Rosario, tras ser amenazada e interrogada por Impecable, admitió su relación con Pinzón, el dinero que había recibido para enviar las cartas y el acercamiento que facilitó entre Pinzón y Rosario. Inocencio poseía inquietudes sobre esto, ya que la persona que se encontraba con Rosario iba encapuchado y podría ser nuestro Pepe Rey.

24. La Confesión

Rosario se sentía culpable por haber mentido, por eso se admitió frente Dios expresando su más profundo aborrecimiento hacia su madre. Al poco tiempo se durmió y tuvo un raro sueño en donde ella veía a su madre de espaldas en el comedor, a Don Inocencio con una nariz extendida, deforme de cuerpo y reflejando sombras temerosas, a Caballuco como un dragón con sus ojos verdes encendidos y a los otros amigos de Impecable como tres seres grotescos. Por otro lado veía aun caballero vestido de azul y con botones brillantes en la cuarto que habían designado para Pepe Rey, no obstante, esa paz causada por esta imagen fue interrumpida por un sonido estrepitoso ocasionado por Caballuco con apariencia de dragón, quien había roto la mesa del comedor.

25. Hechos imprevistos, pasajero desconcierto

El diligente militar, el brigadier Guerra, se dió cuenta de los proyectos de los orbajosenses, por eso arrestó a la mayor parte de los comprometidos. Caballuco, el más buscado, pudo esconderse, primero en el hogar de las Troya y luego en el hogar de Don Inocencio, de igual modo empezó a buscar armas y socios en las cercanías de Villahorrenda.

Quizás te interese:  Libro: Cocina Curativa: el poder de los alimentos para vencer enfermedades y trastornos: 51 por Andy Best

María Remedios, prima de Inocencio, le aconseja a Doña impecable ofrecerle una paliza a su sobrino para asustarlo, no obstante, Impecable se niega a llevarlo a cabo porque piensa que el mal lo representa todo el gobierno y además, es una acción no cristiana.

26. María Remedios

La sobrina de Don Inocencio, María Remedios, se encontraba muy interesada en que su hijo Jacinto se casara con Rosarito, por esto insistía en asustar a Pepe, no obstante, Inocencio está convencido de que no hay nada más qué llevar a cabo, ya que todos los proyectos para desprestigiar a Rey y de separarlo de Rosario se han venido abajo, ya que en este momento las cosas se han volteado en su contra: Pepe y los militares son socios, de igual modo, está empeñado en quedarse con su prima y ésta le quiere. María Remedios, sin importar su terquedad, se sintió frustrada y rompió en llanto inconsolable.

27. El tormento de un canónigo

María Remedios, al notar que no convencía a su tío, lo intimidó con marcharse a Madrid adjuntado con su hijo, ya que argumentaba que Jacinto no posee futuro alguno en Orbajosa si no puede casarse con Rosario. Tras una sucesión de sollozos, amenazas y necedades, Don Inocencio accedió para que Caballuco acompañara a Remedios a la posada.

28. De Pepe Rey a Don Juan Rey

En estas cartas, Pepe le enseña a su padre la circunstancia que está confrontando con su tía, el cariño que profesa por Rosario, la forma de pensar medieval que caracteriza a los orbajosenses y el odio que éstos sienten por el Gobierno. De igual modo, le dice que no se preocupe por su confort, ya que está protegido por los militares y está convencido de que la vía armada no soluciona los inconvenientes.

29. De Pepe Rey a Rosario Polentinos

Pepe le pide a Rosario que le de a Estebanillo la llave de la huerta y que protega al perro para que logren verse esa misma noche.

30. El Ojeo

Caballuco y María Remedios esperaban a Rey en la posada para seguirlo hasta la vivienda de Doña Perfecta. Los dos se dieron cuenta que Rey entró a la huerta, por eso Caballuco, ya convencido de que debe ofrecerle un susto, brincó la barda de la vivienda para atacarlo, en tanto que Remedios fue a comunicar a Impecable lo que ocurría.

31. Doña Perfecta

Impecable fue a la cuarto de Rosario y percibió la ansiedad de su hija, ya que ya había llegado la hora de hallarse con su amado. Rosarito, invadida por la culpa, admitió que poseía proyectos de casarse y que se encontraba enamorada de Pepe. Impecable se encontraba enojada y consternada por esto cuando de repente sonaron unos golpes en la puerta. Rosario se desmayó y Remedios avisó que Rey se encontraba en la huerta. Las dos fueron a la huerta, vieron a Caballuco detrás de Pepe y Impecable le ordenó que lo matara. Oyóse un tiro, luego otro.

32. Final. De Don Cayetano a un su amigo en Madrid

Orbajosa, 21 de abril

Don Cayetano le pide a su amigo que le envíe cuanto antes un libro que ha buscado por un largo tiempo. De igual modo, le comunica que Pepe Rey se ha suicidado en la huerta, según Perfecta. No tienen la posibilidad de comprender del todo las causas de dicho acto, no obstante, en el pueblo jamás se habló bien de Rey, ya que decían que se burlaba de la religión, no respetaba las tradiciones y se encontraba consternado por el cariño que sentía por Rosario.

22 de abril

Cayetano comunica que las peleas entre los campesinos que defienden la fe religiosa y las buenas prácticas contra el Estado son cada vez más sangrientas. Caballuco fué nombrado jefe militar de las fuerzas de oposición. En el pueblo se rumora que Pepe Rey fue ejecutado, aunque no se conoce por quien todavía. José de Rey no recibió una sepultura digna, ya que fue enterrado en Mundogrande y solamente fueron Tafetán, Cayetano y las Troya. Además, Rosario cayó en la disparidad total, ya que no tiene que ver con manías, sino de verídica disparidad.

Barcelona 1° de junio

Cayetano termina de dejar a Rosario en un manicomio, ya que su patología es incurable. Se rumora que Pepe Rey fue ejecutado por Caballuco cuando éste entró a la huerta. De igual modo, Cayetano le pide a su amigo que mantenga esta información como un misterio de familia y le avisa que Caballuco ha triunfado en contra del brigadier Batalla.

Orbajosa, 12 de octubre

Cayetano le comunica a su amigo que por el momento no tienen carcelario. Don Inocencio cayó en una fuerte depresión, está inidentificable en su fisonomía esquelética, vive totalmente solo porque se ha peleado con su sobrina y dejó su lugar en la iglesia para marcharse a Roma.

Orbajosa, 23 de diciembre

Doña Impecable está cada vez peor, tiene aspecto amarillo, está deprimida y está dedicando la mayoría de su tiempo en la religión y en hacer proyectos de caridad.

Cayetano le enviará a su amigo los últimos pliegos para difundir el libro sobre la crónica de Orbajosa.

Personajes

José de Rey: Personaje primordial. Joven de 34 años, cabello rubio y barba rubia. Hijo de Juan de Rey, sobrino de Doña Impecable y primo de Rosario. Ingeniero, matemático y constructor de puentes, con ideas progresistas para la etapa (finales de 1800). Joven con pasión, leal a sus convicciones e especiales.

Doña Perfecta: Personaje primordial. Muy religiosa y conservadora. Todos en Orbajosa la califican de mujer bondadosa y noble, no obstante, esta es una tela que cubre sus verdaderas pretenciones. Mojigata, prejuiciosa, clausurada e hipócrita cuando se dispone a lograr sus proyectos.

Rosario: Personaje primordial. Hija de Doña Impecable; dulce y delicada de aspecto bondadoso y transparente. Con gigantes sentimientos de culpa gracias a la educación clausurada y tradicionalista que recibió. Enamorada intensamente de Pepe Rey.

Don Inocencio: Personaje primordial. Canónigo de la Iglesia de Orbajosa. Con ideas radicales en relación a la religión y su profesión. Eclesiásticamente acertado. Hábil para hacer intrigas y voltear los argumentos a su favor.

María Remedios: Personaje secundario. Sobrina de Don Inocencio. La llaman la suspiritos por la manera en la que habla, entre suspiros. Mujer fácil y con ideas habituales. Ambiciosa y chantajista. Es ella quien convence a Inocencio de apartar a Pepe Rey de Rosario para que Jacinto, su hijo, se case con la hija de Doña Perfecta.

Jacinto: Personaje secundario. Hijo de María Remedios. Abogado reciente, joven de algo más de veinte años, regordete y reducido. Engreído y haciéndose el erudito.

Don Cayetano: Personaje secundario. Erudito y filósofo de mediana edad, prominente y flaco. Cariñoso y amable, en ocasiones con exageración. Con una pasión única: los libros y el cariño al estudio.

Caballuco: Personaje secundario. Enorme jinete, amado por todos en Orbajosa. De familia de guerreros, se ve un centauro en su caballo.

Pinzón: Personaje secundario. Amigo de Pepe Rey. Con ideas progresistas, no le se ve la manera de razonar de los orbajosenses.

5/5 - (10 votes)

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button