Libros

‘Anfitrión’, de Plauto, versión de Alonso de Santos

Hay algunos autores en la historia del teatro por los que siento un particular cariño y admiración. Sin lugar a dudas Plauto es uno de ellos. Desde que comencé a estudiar y comprender su obra, he tenido siempre la satisfactorio sensación de estar comentando con un amigo cercano, más allá de los varios siglos que nos separan. Su sentido lúdico del juego teatral, su humor fresco y escencial, su rica creatividad y su espectacular amor a la vida emanan, todavía hoy, con una asombroso fuerza cuando nos adentramos en el universo constructor de su teatro. ¡Qué colosal deuda poseemos con él los autores de teatro de todos los tiempos! ¡Cuántas valiosísimas aportaciones en temas, individuos, idiomas, enredos y tramas escénicas que después fueron usadas una y mil ocasiones hasta nuestros días! La intención elemental de Plauto en Anfitrión, como el resto de sus proyectos, es hacer en el espectador un ámbito de fiesta y alegría. Por esto sus comedias son veloces y desenfadas, con un humor lleno de ironía algunas veces, burlesco y ácido otras. Humano siempre hasta lo verdaderamente profundo, su primordial aspecto estilístico es una incesante creación de maneras de lenguaje con las que hallar una comunicación viva, sincera y real con el espectador. Su obra ha perdurado y va a durar durante las épocas, modas y las corrientes. Anfitrión se encuentra dentro de las comedias más peculiares y autenticos de Plauto, tanto por la singularidad de su argumento como por la existencia de dioses y ídolos en la obra. Se distingue tanto de las que sobran comedias plautinas que fué considerada una tragicomedia.

5/5 - (6 votes)

Quizás te interese:  SALSAS, DIPS Y ADEREZOS SALUDABLES

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button